Monday, March 27, 2006

Recetario 1°

HOJAS DE PARRA RELLENAS Siria
(Sabores y misterios de la Cocina Sefaradí)
1 frasco de hojas de parra
1/2 Kg. de carne picada
3 cucharadas de arroz
1/2 cucharada de pimienta turca
1 diente de ajo machacado
2 manzanas verdes cortadas en fajadas
Sal y pimienta a gusto
Sumerja las hojas de parra en agua caliente con jugo de limón durante 5
minutos. Escúrralas y déjelas enfriar. Coloque una capa de manzanas sobre
el fondo de la olla. Mezcle la carne picada con el ajo, el arroz y la pimienta
turca. Coloque una cucharadita del relleno en cada hoja de parra, realizando
esta tarea delicadamente. El arroz crece en él interior de la hoja. Cierre bien
los bordes para que el arroz no desborde. Coloque las hojas de parra sobre la
capa de manzanas y por encima otra capa de tajadas de manzanas. Luego un
plato de loza y la tapa de la cacerola. Con este procedimiento se logra que los
niños envueltos no floten en el vacío y que el jugo de las manzanas y el de las
hojas de parra se fundan. Cocine a fuego lento durante una hora y media.
Variación: Las manzanas pueden ser reemplazadas por damascos y ciruelas
negras dejadas en remojo durante 20 minutos.
“El Apetite viene Comiendo

Los Marranos de Oriente

El Rabinato (durante el 2005) ha decidido reconocer como judíos a los miembros de una antigua tribu de la India conocida como los "Shing-Long" y asegura que son los descendientes de una de las 10 tribus perdidas de Israel. La máxima instancia religiosa del Estado de Israel ha fallado que los "Shing-Long" -también autodenominados "Lu-Shi" (literalmente "Las Diez Tribus"), son los descendientes del bíblico Menashé y por lo tanto judíos en potencia.
Menashé era uno de los dos hijos de Yosef, hijo preferido de Jacob y a quien el patriarca dio doble herencia. Esa tribu desapareció junto con otras nueve durante el exilio judío en Babilonia en el siglo VIII a.c., (vale decir, hace más de 2.700 años) cuando el bíblico reino de Israel fue destruido y sus habitantes dispersados por los Asirios. Conocidos hoy en Israel como los "B'né Menashé" (Hijos de Menashé), la "Shing-Long" forman una tribu de entre 750.000 y 1,2 millones personas y están asentados en las regiones de Mizoram y Manipur, en el noreste indio, junto a la frontera con Myanmar(antigua Birmania). El regreso de los "Shing-Long" al judaísmo comenzó de forma independiente hace unos 50 años.
Fue la creación del Estado de Israel en 1948 la que despertó en ellos el viejo vínculo, aunque por aquel entonces las autoridades religiosas y civiles de este país les cerraron sus puertas. Sólo en 1980, tras visitarles y constatar el recuento de los dos enviados, Avijail les tendería el primer puente. A principios de los noventa, tras un proceso de acercamiento al judaísmo in situ, la fundación "Amishav" trajo a un grupo de cien y más adelante en varias tandas, a otros 700.
La mayoría de ellos vive en colonias de Cisjordania y Gaza, según Freund, "debido a que los colonos fueron los únicos dispuestos a ofrecerles ayuda". Y es que hasta hoy, viernes, el Rabinato no reconocía el vínculo de los "Shing-Long" con el judaísmo y se negaba a darles cualquier tipo de asistencia.
La decisión de aceptar a los 6.000 o 7.000 miembros judíos de la tribu (-el resto siguen siendo cristianos-, convertidos por misioneros de mediados del 1800, creyendo ellos que les devolverían la Torá) la ha tomado el Gran Rabino sefardí, Shlomo Amar, después de muchos estudios e investigaciones (algunos de ellos muestran impactantes similitudes con ritos y prácticas judías antiguas, junto con una fuerte conciencia histórica). El Rabinato ha analizado sus costumbres y su origen étnico, así como documentos y los resultados de pruebas genéticas.
Hoy 6.000 miembros de la tribu Mizo o B’ne Menashé (o shinlung como les llamaban los Chinos), llenan las sinagogas de las aldeas y esperan ser repatriados como judíos a Israel. Por lo pronto, la lenta aliá se limita a 100 al año, pero luego de ver muchas misiones la voluntad y convicción de esta población, lo anterior podría cambiar y asemejarse más a una operación de la escala de la operación Moshé o a la Alfombra Mágica, toda vez que esta zona mantiene el riesgo de permanentes conflictos entre distintos grupos armados que ponen en peligro los B’ne Menashé.

“Conduciendo a través de las calles de Aizawl, se hace evidente que hay mucho apoyo e identificación con Israel entre la población en general. El mercado central está ubicado en una calle llamada Zión Street, y muchos locales comerciales tienen nombres por el estilo de "Jewish Store" o "Israel Warehouse", pese a no pertenecer a Judíos.” Señala en su reporte una comisión de rabinos de Israel.

"Para mí, esto es surrealista. Miro alrededor; estoy en India, cerca de la frontera con Burma, rodeado de una tremenda pobreza, y he aquí lo que parece ser judíos satisfechos de vivir una vida muy judía, compartiendo una única esperanza y un sueño: llegar a Israel lo antes posible y reunirse con su pueblo. Es el milagro de la supervivencia Judía". “ ... fue una experiencia deleitable e inspiradora".Termina el informe de Rav Riskin y el resto de la delegación Israelí.